Coronavirus Q&A:
Elisa Gomez-Monzo

A quick note: Since Spanish is Elisa’s primary language, she translated her Q&A interview for all of Parisleaf’s Spanish-speaking friends! You can find the Spanish version under the English version. Happy reading!

Nota: Para todos nuestros amigos hispanohablantes, podéis encontrar la versión en español de este artículo a continuación de la versión en inglés. ¡Disfrutad!

About Coronavirus Q&A

When the COVID-19 crisis reached us in Gainesville, our instinct was to publish a leadership article about the pandemic. But the truth is, we’re in the same position as everybody else. We’re not medical professionals or global leaders. It’s not our place to tell you how to respond to lockdown measures or how to create a work-from-home routine. We’re a branding agency with clients and a team to protect. And right now, our team is understandably on edge. In just a few days, many of us have seen our partners and friends lose their jobs. Our streets are lined with restaurants and bars that are now closed. Given the enormity of these changes, we decided the most appropriate action was to give everyone at Parisleaf a voice, a creative outlet, an acknowledgment of their feelings, a safety valve for fear, and a record of our agency as we overcome our biggest challenge to date. This is the most honest action we knew how to take. During this eight-part series, you’ll hear from Parisleaf employees on how they’re coping with the ongoing pandemic, both at work and in life, and how they’re finding hope and gratitude during this time of unprecedented unknowns.

When you first joined the Parisleaf team, you were working remotely. How is this time different?

I was living in Spain and worked from my home there. I was still trying to work the same hours as the Parisleaf team, even though Spain is six hours ahead. Sometimes I started my day around noon or later, and I would end up working super late (stopping work at 5:30 p.m. here would be 11:30 p.m. at night over there). There was not a lot of schedule or routine for me.

This time, I’m able to have a routine. I know I need to be at my workspace at 8:30 so I can start my day there, and I know what every hour of my day is going to look like. I know I’m eating lunch around 12:30-1:00, and then I stop working around 5:30. Having a routine is really helping me right now. The biggest difference is how much I miss my coworkers. Coming from another country, the Parisleaf team are the people I share my life with here. Missing that daily interaction with everyone has been hard. Slacking a joke is not the same as saying it in person.

How are you dealing with all of your family and a lot of your friends being in Spain?

Before this started, I used to wake up and listen to the Spanish news to stay connected to my home. When we started getting closer to social distancing here, the news was already so bad in Spain that I had to stop listening. It was so stressful, and I ended up disconnected from what was happening here because I was extra caught up in what was happening in Spain. 

But since I stopped listening, I’ve realized that all the information I previously got from the Spanish news was from a negative perspective. When I speak with my family and friends, everyone is good! They are positive and they say, “We’re fine. We’re at home and that’s not great, we want to go outside, but we are fine!” They’re mostly anxious and bored because they don’t know what to do at home, which is the same feeling we’re all having. It gives me a bit of peace to hear from the people close to me and to know they’re okay, even though they are far away physically. They are all taking things a day at a time just like we are here.

Talking to them and hearing how they are doing has made me realize how lucky we are to be surrounded by so many green trees and other beautiful Floridian plants. I’ve found myself appreciating the small things, like being able to work while listening to the birds or getting the smell of the dirt when it rains. My family lives in Valencia, Spain, which is a big city. They can’t go outside and they don’t see green. Their quarantine is much harder because they rarely have contact with nature.

I’ve also noticed that my family and I are talking a lot more. We talk every week. Before I would usually just call my parents, but now it’s my parents, my sister, my cousins – people in my family I usually don’t get to talk to on a daily basis. We’re all checking in more frequently and on a deeper level. The time difference doesn’t matter as much anymore because everybody is home with nothing else to do.

You must have heard the news coming out of Spain before most of us. When did you realize this would directly impact you?

In Spain, things started maybe two weeks before they started here. The situation was already bad there by the time we started social distancing. I was speaking with everyone back home and they would tell us that the government was starting to be strict. They weren’t allowing anyone outside and were issuing fines if they caught you walking without justification, things like that. People so close to me were living these things, and that made me realize we couldn’t be too far from something similar. Thankfully, it hasn’t become as strict here.

I remember the last Friday we went to the office. We had just celebrated my Parisleaf anniversary by going to lunch and then we had a meeting about working from home. Even though we agreed to test it out that first Monday to make sure it went okay, I went ahead and took all my things. I feel like I knew in the bottom of my heart that we weren’t going to come back the next week. I wanted to come back, but something told me we wouldn’t be coming back for a while, and here we are over four weeks later, still working from home. 

What is the last thing you remember doing before we had to start social distancing? 

I’m having a hard time even thinking about what was normal before this. I’m getting to the point where I don’t know what day it is, or how many weeks we’ve been doing this for, or even what month we’re in. It’s all running together. I’m starting to get used to this routine. You know how they say it takes 20 days to make a new habit? I feel like we’re past 20 days now and this reality has become my new routine. Earlier today I drove to Opus to grab a hot chocolate, and I drove down University, which is the same route I would take if I were going to Parisleaf. It gave me such a weird feeling! I thought Oh wow, this is the way I went to work three weeks ago, and now it’s like a parallel universe. It’s almost like living in a different country or city. I feel so disconnected from the routine I had before. 

What do you miss the most about “normal” life?

I miss the interaction with people the most. Being able to be sassy and laugh together. I just miss people. I miss being able to make spontaneous decisions and go to neat places with whoever will come along. 

Time also feels weird, sometimes the weekdays feel longer and the weekend feels shorter. It’s like I wait all week for it to be the weekend, and then when the weekend comes I can’t do any of the things I would normally do, so it gets really frustrating. I spend time trying to figure out what I can do to disconnect and relax, then before I know it, it’s Sunday afternoon and I feel like I haven’t done anything to really enjoy my weekend. I’m looking forward to being able to fully disconnect when this all ends, being able to just get in the car, go somewhere, and go do things. Whatever sounds fun. I can’t fully unplug since work is home and home is work, and then the weekend is home and home is weekend. It makes me want to pull my hair!

What are you doing to take care of yourself right now?

Carlos, my husband, has also been home during all of this. We attend our gym’s online classes at least 3 days a week, which is what we had been doing in person before social distancing. It’s something that feels kind of normal. We look forward to the gym days because we know we’re going to move our bodies and liberate some of the stress.

We’ve been watching movies and TV shows like Better Call Saul, but I feel like it’s been more difficult for me to engage with them, especially movies, because my mind is still all over the place. It’s not the same environment either. I’ll be very excited to go to a theater to see a movie. 

I’ve been listening to some new music, too. HAIM has released four new songs, and Interpol’s singer has started a new project called Muzz. I love the song “Bad Feeling” and I’ve been playing it nonstop.

I’ve always enjoyed puzzles, so I’ve been doing more of those. I recently started one that’s a 1,000 piece circle puzzle of the moon, so it’s round and it’s black & white. Very challenging! I have the border done and am trying to figure out what my next moves are going to be. 

I’ve been learning how to cook some Spanish dishes, too. I notice that I’m less anxious about messing something up and just excited to try something new. I think it is helping with me being homesick. I have a mild homesick feeling almost permanently because I never know when my next visit to Spain will be. Being able to cook things that connect me to my hometown is really helping, and I feel it will help me the next time I’m homesick too. I think it’s something connected to the taste; certain things remind me of a specific moment or place in time.

Arroz al Horno
What’s something that’s been really surprising to you?

I have a negative surprise and a more positive one.

The negative surprise has been realizing how much I miss people and how much I want to see everyone again. That’s been hard.

The positive side of this has been collaborating much more with Kendyl on projects. In the office, I feel bad to interrupt someone while they’re working or to ask for a meeting. But we’re all dealing with so much right now, and communication is so important, that it feels normal to hop on a call and talk something out. For example, Kendyl is the lead designer on one of our active projects, but I feel so connected to the work because of how collaborative we’ve been. It’s nice to think that we’re figuring out positive changes that can be taken back to the office with us when this is over. Almost like there’s a hidden purpose. That gives me some hope.

I also love that I have a place to talk about these things and I hope it helps other people. I was listening to the Reply All podcast a couple of weeks ago and someone mentioned how weird it is that the whole world is going through this at the same time. The feelings that we’re having are universal and are so similar. It’s a weird feeling to want to share all of your weird experiences, and it’s a weird feeling when people know what you’re experiencing because they’re going through it too. The whole world is going through this. That’s so powerful.

Are there any questions you don’t have the answers for?

When is this really going to end? I feel like not knowing when we’ll be able to go back to normal is what makes me the most anxious. Is it a couple of months? Is it even this year? I feel like if I knew, then I could mentally prepare myself and there would be a light at the end of the tunnel. We are just in the tunnel now. 

Once this does end, will everything go back to normal? Something is telling me things will never go back to the same “normal.” I don’t know if it’s in a positive or negative way. I had such a regular routine before and I loved it. I was so content and felt that I had just gotten everything in the perfect sweet spot. Now I’m wondering when all this ends what will normal be?

Find more COVID-19 reads and resources here. 

_________________________________________________

Sobre “Entrevistas en Tiempos de Coronavirus”

Cuando la crisis del COVID-19 llegó a Gainesville, nuestro primer instinto fue publicar un artículo de opinión sobre la pandemia. La verdad es que estamos en la misma posición que cualquier otra empresa: no somos profesionales médicos ni líderes mundiales, no está en nuestra mano decirte cómo responder a las medidas de seguridad establecidas por el gobierno o cómo crear una óptima rutina de trabajo desde casa. Somos una agencia de branding, con clientes y un equipo que proteger y, en este momento, nuestro equipo está nervioso. Muchos de nosotros hemos visto a socios y a amigos perder sus trabajos en muy poco tiempo, las calles de nuestra ciudad están llenas de restaurantes y bares cerrados. Dada la magnitud de las circunstancias hemos decidido que la acción apropiada es proporcionar al equipo de Parisleaf una voz, una salida creativa y un reconocimiento de sus vivencias. Una válvula de escape que sirva como lugar en el que poder expresarse, ésta es nuestra acción. A lo largo de esta serie de artículos, ocho partes en total, leerás sobre cómo los empleados de Parisleaf están lidiando con la pandemia –tanto en el trabajo como en la vida– y dónde hayan esperanza y gratitud en este raro tiempo en el que nos encontramos.

Tu primer año en Parisleaf fue, en cierta medida, trabajo en remoto. ¿Cómo es de diferente esta vez de la anterior?

La primera vez que trabajé en remoto vivía en España. Durante los meses que estuve haciéndolo intentaba trabajar siguiendo el mismo horario que el equipo seguía aquí en Estados Unidos –a pesar de que existe una diferencia horaria de 6 horas. De normal, empezaba a trabajar sobre las 12:00, incluso más tarde algunos días, y solía terminar mi jornada sobre las 23:30 (que eran las 17:30 en Estados Unidos). En esa etapa no tuve un horario muy marcado ni existía una rutina precisamente óptima.

Ahora sigo una rutina mucho más establecida, sé que necesito estar en mi espacio de trabajo a las 8:30 y más o menos sé cómo va a ser cada hora a partir de ahí. Paro a comer sobre las 12:30-13:00 y luego dejo de trabajar alrededor de las 17:30. Tener esta rutina ayuda. 

La mayor diferencia entre ambas ocasiones es que ahora echo mucho de menos a mis compañeros de trabajo. La primera vez, cuando trabajé desde España todavía era muy nueva en la empresa y no tenía tanta conexión con el resto de compañeros. Ahora, al llevar ya varios años en el país, el equipo de Parisleaf son las principales personas con las que comparto mi vida. Perder esa interacción diaria con todos ha sido de lo más difícil. Ya sabes, hacer una broma por Slack no es lo mismo que a hacerla en persona.

¿Cómo estás llevando la situación en relación con tus seres queridos en España?

Antes de que todo esto empezara solía levantarme y, durante mi rutina matinal, escuchaba el telediario español. Era una manera de estar conectada con la actualidad allí. Para cuando el distanciamiento social comenzó aquí en Gainesville, las noticias en España eran tan espesas que tuve que darme un descanso. Mucha de la información que llegaba era la cara más negativa de la pandemia. 

Sin embargo, cuando mi marido y yo hablamos con familiares y amigos de allí, nos damos cuenta de que todos están bien. Tienen un espíritu positivo y siempre nos dicen: “Estamos bien. Estamos en casa tranquilos, confinados y con ganas de salir. ¡Pero estamos bien!”. Su situación, no obstante, es algo diferente a la nuestra: la gente no puede salir de casa salvo para comprar las cosas indispensables, y ahí se acaba la cosa (afortunadamente, a día de hoy, esto empieza a variar). Viven en una ciudad grande, en donde los pisos no acostumbran a tener acceso visual a la naturaleza, algo que contrasta rotundamente con Gainesville. Soy más consciente de la suerte que tengo de estar rodeada de verde aquí, esta perspectiva me ha ayudado a apreciar las cosas pequeñas, como poder trabajar en el porche de mi casa mientras escucho a los pájaros o poder oler la tierra cuando llueve.

Otra de las cosas que me he dado cuenta con relación a mi familia es que ahora podemos hablar más. Pre-pandemia, podía hablar con mis padres una vez cada 2 ó 3 semanas. Ahora mi hermana y yo solemos hacerlo cada semana y, en ocasiones, también entramos a la llamada la familia entera con mis primos, tíos y personas de mi familia con las que no suelo hablar tanto. Todos nos escribimos con mayor frecuencia y conectamos a un nivel más profundo. Una cosa graciosa es que ni siquiera la diferencia horaria importa, ahora mismo todos estamos en casa, ¡y es tan fácil coincidir!

Dada tu conexión con España, debiste de escuchar las noticias relacionadas con el COVID-19 antes que la mayoría de nosotros. ¿Cuándo te diste cuenta de que esto también nos iba a afectar directamente a nosotros?

La cosa empezó a ponerse mal en España unas dos semanas antes de que comenzara aquí. La situación allí ya era mala cuando empezamos con el distanciamiento social. Hablé un par de veces con la gente de España y nos decían que el gobierno estaba empezando a ser más estricto sin permitir que nadie saliera a la calle, incluso multando a la gente que no tenía justificación válida. Al oír que esto no era una broma y que personas tan cercanas a mí estaban viviendo estas cosas, empezó a crecer la idea de que nosotros no podríamos estar muy lejos. Afortunadamente, la situación no se ha vuelto tan sumamente estricta aquí en Gainesville y podemos –manteniendo las medidas- salir incluso con las bicis para dar paseos y disfrutar del aire libre.

Me acuerdo del último viernes que fuimos a la oficina. Acabábamos de celebrar mi segundo aniversario en Parisleaf, fuimos a comer todos juntos y luego tuvimos una reunión de equipo para organizarnos en el hipotético caso de que tuviéramos que acabar trabajando en remoto. Al finalizar esa reunión, se estableció que íbamos a probar el sistema el lunes para ver cómo iba, y a partir de ahí veríamos. Yo ese viernes recogí todas mis cosas y me las traje a casa. Y cuando digo todas me refiero a todas: mi pórtatil, la pantalla secundaria de mi ordenador, todas las libretas, todo. Algo me decía que la siguiente semana no íbamos a volver a la oficina. Yo quería volver, claro que sí, pero una corazonada me dijo que no volveríamos por un tiempo… y aquí estamos, más de cuatro semanas después todavía trabajando desde casa.

¿Qué es la última cosa normal que recuerdas hacer antes de empezar con el distanciamiento social?

Me cuesta pensar en lo que era normal antes de esto. Estoy llegando al punto en que no sé qué día es, o cuántas semanas hemos estado haciendo esto, o incluso en qué mes vivimos. Todo se empieza a mezclar en mi cabeza. He llegado a ese punto en el que me estoy acostumbrando a la nueva rutina. ¿No dicen que cuesta alrededor de 20 días crear un nuevo hábito? Creo que ya hemos pasado la marca de los 20 días y noto cómo ésta es mi nueva rutina ahora. Hoy he cogido el coche para pedir un chocolate caliente to-go de Opus, y el trayecto para llegar allí es por University Avenue –que es la misma ruta que cogería para ir a Parisleaf. Me ha entrado una sensación tan extraña… He pensado: ¡Vaya! Este es el camino que recorría todos los días para ir al trabajo hace 3 semanas, y ahora parece un universo paralelo. Es casi como vivir en un país o ciudad diferente.

¿Qué cosas haces ahora mismo que te ayudan a sobrellevarlo?

Carlos y yo estamos intentando conectarnos a las clases virtuales de nuestro gimnasio al menos 3 veces por semana, que era la frecuencia con la que asistíamos al gimnasio antes del distanciamiento social. Hacerlo, ver a los entrenadores y seguir los ejercicios que haríamos allí, es algo que se siente “normal”. Movernos nos ayuda a liberar estrés y sentirnos mejor, no tan cansados.

Por otro lado, hemos estado viendo películas y series de televisión como Better Call Saul, pero últimamente me cuesta más seguir las películas porque siento que mi cabeza está todavía por todos lados. Lo que estamos echando mucho de menos es ¡ir al cine! ¡No nos lo vamos a creer cuando por fin podamos ver una película en el cine!

Escuchar música también me ayuda a no analizar constantemente la situación. HAIM ha lanzado cuatro nuevas canciones, y el cantante de Interpol ha comenzado un nuevo proyecto llamado Muzz. La canción “Bad Feeling” es de mis favoritas y la he estado escuchando en bucle.

Siempre me han gustado los puzzles, así que he estado haciendo muchos más ahora. Recientemente he empezado uno que es de 1,000 piezas de la Luna. ¡Un puzzle circular y en blanco y negro! Sin duda, un reto divertido. Ya he hecho el borde y ahora estoy tratando de averiguar la mejor estrategia para seguir. 

También he aprendiendo a cocinar algunos platos españoles. Me doy cuenta de que estoy menos ansiosa por experimentar. Es emocionante probar cosas nuevas y me ayuda a tener una nostalgia sana. Nunca sé a ciencia cierta cuándo será la próxima vez que iremos de visita a España, por eso siempre es divertido cocinar cosas que me conectan con mi ciudad natal. Creo que también hay algo relacionado con el sabor de la comida; ciertas cosas me recuerdan a un momento o un lugar específico en el tiempo.

Arroz al Horno
¿Existe algo que te haya sorprendido en este tiempo?

Varias cosas me han sorprendido. Ahora mismo me vienen a la cabeza dos: una más negativa y otra positiva.

La sorpresa con sensación más amarga ha sido darme cuenta de cuánto echo de menos las interacciones humanas y cuánto quiero volver a ver a todo el mundo. No conectar en persona con la gente está siendo duro.

Sin embargo, sí que he encontrado algunas cosas positivas durante esta pandemia. Una de ellas es que Kendyl y yo hemos podido colaborar más en algunos proyectos. Tengo la sensación de que cuando estábamos en la oficina, nos sabía mal interrumpirnos la una a la otra. Pero ahora que todos estamos lidiando con tantas cosas –tantas emociones diferentes– sienta bien recibir una llamada, hablar de un proyecto y a la vez actualizarnos acerca de cómo estamos pasando el día. Un ejemplo muy concreto de esta colaboración se ve en uno de los últimos proyectos que hemos realizado. Kendyl es la diseñadora principal del proyecto pero durante estas semanas hemos hablado tanto sobre él que aunque no sea mío me siento súper conectada a él. Me resulta muy interesante pensar cómo durante una situación tan rara, estamos descubriendo cambios en la forma de hacer ciertas cosas. Cambios que seguramente implementaremos en el futuro una vez volvamos a la oficina. Es casi como si existiese un propósito oculto detrás de todo este jaleo y eso hace que me sienta un poco más tranquila.

También debo decir que me encanta poder tener un lugar dónde hablar sobre todas estas cosas que todos estamos viviendo. Espero que estos artículos puedan ayudar a otras personas darse cuenta de que que no están solas, de que todos estamos pasando por las mismas emociones. Escuchaba el podcast Reply All hace un par de semanas, y uno de los hosts hizo hincapié en lo extraño que es que todo el planeta está pasando por exactamente lo mismo al mismo tiempo.

Si has leído otros artículos de esta serie, te habrás dado cuenta de cómo todos los miembros del equipo estamos viviendo emociones muy similares, los sentimientos que estamos experimentando son prácticamente universales. Me parece tan curiosa la sensación de querer compartir alguna anécdota de tu confinamiento con alguien que está lejos, y darte cuenta de que esa persona al otro lado del mundo está pasando por exáctamente lo mismo. 

El mundo entero está pasando por esto y eso es muy poderoso.

¿Qué preguntas rondan tu mente en estos momentos?

¿Cuándo terminará todo esto? Lo complicado para todos es no saber cuándo podremos volver a la normalidad. ¿Será en un par de meses? ¿Será incluso durante este año? Ahora mismo, estamos pasando por el túnel. 

Y una vez que esto termine, ¿volverá todo a la misma normalidad? Algo me dice que las cosas nunca volverán a ser igual que antes. Confío y tengo esperanza que todo sea para lo mejor.

Copy link
Powered by Social Snap